Páginas vistas en total

viernes, 18 de agosto de 2017

FICHA DE LECTURA: WALLERSTEIN. ABRIR LAS CIENCIAS SOCIALES. CAP. 1

Immanuel Wallerstein (n. 1930) es un sociólogo estadounidense, quien a comienzos de los años ‘90 del siglo pasado era director del Fernand Braudel Center de la Universidad de Binghamton (New York State). Para esa época era ampliamente conocido por su obra The Modern World-System (cuyo primer volumen apareció en 1974, el segundo en 1980 y el tercero en 1989).


En Portugal tiene su sede la Fundación Calouste Gulbenkian, fundada en los años ‘50 del siglo XX por un millonario petrolero de origen armenio. Dicha Fundación organizó patrocinó varios espacios de reflexión sobre el futuro de Portugal, en los que participaron científicos sociales de diversas disciplinas.


La confluencia entre Wallerstein y la Fundación Gulbenkian tuvo lugar a partir de una propuesta del sociólogo a los directivos de la Fundación, que consistía en conformar una Comisión para la reestructuración de las Ciencias Sociales. Lacomo  Fundación aprobó el proyecto y en julio de 1993 se creó la mencionada Comisión, con Wallerstein como su presidente. La lista de sus miembros es la siguiente: Calestous Juma, Evelyn Fox Keller (n. 1936), Jürgen Kocka (n. 1941), Dominique Lecourt (n. 1944), Valentin Y. Mudimbe, Kinhide Mushakoji, Ilya Prigogine (1917-2003), Peter J. Taylor (n. 1944) y Michel-Rolph Trouillot (1949-2012). Richard Lee se desempeñó como secretario científico de la Comisión.


La Comisión celebró tres reuniones plenarias: la primera se realizó en Lisboa en junio de 1994; la segunda en la Maison de Sciences de l’Homme en París en enero de 1995; la tercera en el Fernand Braudel Center en Binghamton en abril de 1995. Abrir las ciencias sociales es el informe, coordinado por Wallerstein, de los trabajos de la Comisión.


A continuación presento una ficha de lectura del texto, confeccionada a partir de la traducción española realizada por Stella Mastrángelo: Wallerstein, Immanuel, coord. (1999). Abrir las ciencias sociales: Informe de la Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las ciencias sociales. México D. F.: Siglo XXI & Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, UNAM.






Cap. 1. La construcción histórica de las ciencias sociales desde el siglo XVIII hasta 1945 (pp. 3-36)


Wallerstein (W. a partir de aquí) comienza por distinguir entre la sabiduría y la ciencia social. La primera se construyó en torno a “la idea de que podemos reflexionar de forma inteligente sobre la naturaleza de los seres humanos, sus relaciones entre ellos y con las fuerzas espirituales y las estructuras sociales que han creado, y dentro de las cuales viven”. Ejemplos de esta sabiduría: los textos religiosos, los textos filosóficos, la sabiduría oral. (p. 3).


La ciencia social es una empresa del mundo moderno. Surgió en el siglo XVI y fue parte inseparable de la construcción de dicho mundo. Constituye el intento “por desarrollar un conocimiento secular sistemático sobre la realidad que tenga algún tipo de validación empírica” (p. 4).


A partir de la Modernidad, la ciencia “pasó a ser definida como la búsqueda de las leyes naturales universales que se mantenían en todo tiempo y espacio” (p. 5). Se constituyó en torno a dos premisas: a) modelo newtoniano, que postula la simetría entre el pasado y el futuro; b) dualismo cartesiano, que consiste en la distinción entre naturaleza y seres humanos, entre la materia y la mente entre el mundo físico y el mundo social. (p. 4).


En paralelo con la afirmación del carácter infinito del espacio (idea desarrollada por los físicos de los siglos XVII y XVIII), se volvió fundamental la idea de progreso. (p. 5). Se trató de un ideal de progreso ilimitado, que se fortaleció con la noción de la infinitud del tiempo y del espacio. En la práctica, el progreso se tradujo en una exploración de toda la superficie terrestre y, posteriormente, del espacio. Progreso y descubrimiento fueron de la mano.


La ciencia natural se fue separando progresivamente de la filosofía. Cuando la primera pasó a apoyarse en el trabajo experimental y empírico, la filosofía fue equiparada a teología y abandonada. A comienzos del siglo XIX, la separación era completa; ciencia pasó a ser identificada con ciencia natural. (1)


En este punto, W. introduce al análisis la dimensión del poder: “la lucha epistemológica sobre qué era conocimiento legítimo ya no era solamente una lucha sobre quién controlaría el conocimiento sobre la naturaleza (...) sino sobre quién controlaría el conocimiento sobre el mundo humano.” (p. 8). Aquí, “la necesidad del estado moderno de un conocimiento más exacto sobre el cual basar sus decisiones” (p. 8) generó el ambiente para la aparición de un nuevas categorías de conocimiento sobre la sociedad.


La Universidad, moribunda desde el siglo XVI, revivió a fines del siglo XVIII para la creación de ese tipo de conocimiento. (p. 8-9). En torno a la Facultad de Filosofía se constituyeron las nuevas estructuras de conocimiento. A diferencia de los científicos naturales (2), los aspirantes a científicos sociales buscaron el apoyo del Estado y de la Universidad para solventar sus investigaciones.Fueron ellos quienes fortalecieron a la Universidad. Para ello atrajeron hacia ellas a los científicos naturales, por el prestigio que poseían éstos. Como consecuencia, “las universidades pasaron a ser la sede principal de la continua tensión entre las artes o humanidades y las ciencias, que ahora se definían como modos de conocimiento muy diferentes, y para algunos antagónicos.” (p. 10).


La Revolución Francesa modificó las urgencias. No sólo existía el espacio para la aparición de la ciencia social; había una profunda necesidad social de ella. La revolución hacía imposible la explicación de la sociedad que hablaba de un supuesto orden natural de la vida social (3), pues lo natural había desaparecido tras la intervención de las masas en la historia. La irrupción de la “soberanía del pueblo” hizo que las clases dominantes vieran la necesidad de organizar y estudiar el cambio social; para hacer eso era preciso estudiarlo y comprender sus reglas. De ahí surge la corriente positivista, que sostuvo que era posible lograr un conocimiento exacto adoptando los métodos de las ciencias naturales (la física newtoniana). (p. 11).


En otros países, el problema político principal era el logro de la unificación nacional (caso Alemania). Allí los estudiosos de lo social se volcaron a la elaboración de relatos históricos nacionales. Surgió una historia basada en investigaciones empíricas de archivo, que rechazó la especulación como lo habían hecho la ciencia natural y la ciencia social. Pero estos historiadores mostraron desconfianza hacia los intentos de establecer leyes generales de la sociedad. (p. 11-12).


[El análisis de W es sumamente unilateral. La mención a la Revolución Francesa deja de lado el hecho de que la burguesía se vio obligada a movilizar a los campesinos y a los sectores trabajadores de las ciudades, con el objetivo de vencer a los feudales. Esa movilización, sumada al mayor desarrollo político y económico de las masas urbanas, hizo que la burguesía triunfante enfrentara por primera vez a una amenaza por izquierda. La Revolución Industrial, por su parte, dio origen a la clase obrera moderna. W. nada dice de ella ni del proletariado. Esto le permite dejar de lado completamente al socialismo y, en particular, al marxismo. Ahora bien, ¿es posible comprender el desarrollo de las ciencias sociales modernas dejando afuera de la consideración al marxismo?]


El siglo XIX se caracterizó por la multiplicación de disciplinas que cubrían una amplia gama de posiciones epistemológicas. En un extremo, la matemática (actividad no empírica), luego las ciencias naturales experimentales, luego la ciencia social (nomotética, es decir, que procuraba la formulación de leyes generales), la historia (ciencia idiográfica, dedicada a la comprensión de hechos particulares), finalmente en el otro extremo, las humanidades. Los científicos sociales quedaron atrapados en la lucha entre científicos naturales y las humanidades. (p. 12).


El contexto de la disputa anterior fue la victoria de la ciencia (newtoniana) sobre la filosofía especulativa (filosofía). Se trató, en rigor, de un repudio de la metafísica aristotélica y no del interés filosófico en sí. “Se proclamó que la ciencia era el descubrimiento de la realidad objetiva utilizando un método que nos permitía salir fuera de la mente, mientras se decía que los filósofos no hacían más que meditar y escribir sobre sus meditaciones.” (p. 13-14).


El sociólogo francés Auguste Comte (1798-1857) propuso elaborar una física social, que debería ser el instrumento de los gobiernos para superar la anarquía intelectual derivada de la Revolución Francesa, permitiendo la reconciliación del orden y el progreso. (p. 14).


Las universidades reconocieron la diversificación de disciplinas sociales recién en el período entre 1850-1914. (p.15) (4). En este punto, “la creación de las múltiples disciplinas de ciencia social fue parte del intento general del siglo XIX de obtener e impulsar el conocimiento ‘objetivo’ de la ‘realidad’ con base en descubrimientos empíricos (lo contrario de la ‘especulación’). Se intentaba ‘aprender’ la verdad, no inventarla o intuirla.” (p. 16).


W. analiza, por orden de aparición, cada una de las disciplinas de la ciencia social.


Primero surgió la historia. Siempre hubo relatos del pasado, pero lo que distinguió a la nueva disciplina fue el énfasis riguroso en conocer lo que realmente ocurrió en el pasado. Los historiadores rechazaron la filosofía especulativa apelando a estos argumentos: a) existencia de un mundo real que es objetivo y cognoscible; b) énfasis en la evidencia empírica; c) neutralidad del investigador; d) los datos tenían que buscarse en los archivos y no en los escritos anteriores (otros autores) o en los propios procesos de pensamiento. A diferencia de otros disciplinas sociales, los historiadores también rechazaban la filosofía porque ésta proponía esquemas generales para explicar los datos empíricos. La historia, en cambio, se propuso desde el comienzo como ciencia ideográfica y antiteórica. Además, los historiadores se concentraron en la elaboración de “historias nacionales”, tanto por su afirmación de la ideografía como por las presiones sociales. En este sentido, contribuyeron a reforzar la cohesión social de los Estados. Los historiadores se ubicaron en las facultades de letras, evitando ser identificados con las ciencias sociales (p. 18-19).


La segunda disciplina en aparecer fue la economía, que surgió a finales del siglo XVIII. El predominio de las teorías liberales hizo que pasara de denominarse “economía política” (s. XVIII) a “economía” (s. XIX). Esta disciplina se volcó hacia el estudio del presente. En Alemania floreció durante el siglo XIX una disciplina que no era ni nomotética ni ideográfica, llamada Staartswissenschaften (“ciencias del estado”), que sucumbió frente a las categorías disciplinarias de Francia e Inglaterra. La economía se estableció en las universidades orientada hacia el presente y nomotética. (p. 20-21).


A continuación surgió la sociología, en la segunda mitad del siglo XIX, “gracias a la institucionalización y transformación dentro de las universidades de la obra de asociaciones de reforma social cuyo plan de acción había tendido principalmente a encarar el descontento y el desorden de las muy crecidas poblaciones de trabajadores urbanos.” (p. 22). Los sociólogos se ubicaron en el campo nomotético. (p. 22).


La ciencia política tuvo origen más tardío, en parte por la resistencia de las facultades de derecho a renunciar a su monopolio en ese campo. Incorporó a su estudio la filosofía política y su desarrollo sirvió también para legitimar a la economía como ciencia separada. (p. 22-23).


El desarrollo del sistema mundial (la colonización del resto del mundo por los europeos) permitió la aparición de la antropología, dedicada al estudio de los pueblos no europeos. Esta nueva disciplina se inició como práctica de exploradores, viajeros y funcionarios de los servicios coloniales de las potencias europeas. Luego fue institucionalizada en el mundo universitario, aunque segregada de las otras disciplinas sociales que estudiaban el mundo europeo. (p. 23-24). Los antropólogos se convirtieron en etnógrafos de pueblos particulares, mediante una metodología muy concreta: el trabajo de campo y la observación participante. (p. 24). Practicaron en su mayoría una epistemología idiográfica. (p. 25).


La existencia de civilizaciones como el mundo árabe musulmán, China y Japón, hizo que aparecieran los estudios orientales, separados de la antropología. Se distinguieron de los estudios clásicos, abocados a la investigación de la antigüedad griega y romana, concebida como el prólogo de la Modernidad. (p. 26-27).


W. señala que hubo tres campos que nunca llegaron a ser completamente incluidos en las ciencias sociales: geografía (5), psicología (6) y derecho (7).


[Nada acerca de la relación entre cada una de las ciencias sociales estudiadas aquí y el desarrollo del capitalismo. Así, por ejemplo, el surgimiento de la economía moderna es inconcebible sin la expansión de la producción y circulación de mercancías. Así, por ejemplo, la ciencia política se desarrolló a la par que se extendía el sufragio universal y la democracia representativa. Sólo en el caso de la antropología, W. establece la relación con el proceso de expansión colonial del capitalismo.]


En síntesis, entre 1850 y 1945 se formó el campo de conocimiento conocido como ciencia social: institucionalización de la enseñanza en las universidades; institucionalización de la investigación; construcción de asociaciones de estudiosos según líneas disciplinarias; creación de colecciones y bibliotecas catalogadas por disciplinas. Todo el período de surgimiento de la clase social estuvo marcado por la búsqueda de la extensión del ámbito de cada disciplina. En primer lugar, se estableció la distinción entre la historia (ideográfica) y el resto de las ciencias sociales (nomotéticas). Luego, entre cada una de las disciplinas nomotéticas. (p. 34-35).


[El texto de W. es un documento de época. Escrito poco después de la caída de la URSS, da la impresión de que procura limpiar las ciencias sociales de todo contacto con “la antigualla” marxista. Es, si cabe, una versión progresista del fin de la historia proclamado por Fukuyama.]

Villa del Parque, viernes 18 de agosto de 2017


NOTAS:

(1) En paralelo, se desarrolló la distinción entre ciencia (=conocimiento cierto) y lo que no era ciencia (=conocimiento imaginado e incluso imaginario) (p. 7).
(2) Estas ciencias “tenían la capacidad de solicitar apoyo social y político con base en su promesa de producir resultados prácticos de utilidad inmediata.” (p. 10).
(3) Se refiere a la filosofía contractualista (Hobbes, Locke, Rousseau).
(4) La institucionalización de las ciencias sociales se produjo en Gran Bretaña, Francia, las Alemanias, las Ias Italias y Estados Unidos. Fueron reconocidas cinco ciencias: historia, economía, sociología, ciencia política y antropología.
(5) La geografía tiene un origen muy antiguo. En el siglo XIX se transformó en una disciplina nueva en las universidades alemanas. Fue la primer ciencia social que se dedicó al estudio del conjunto del mundo, con una orientación generalista, sintetizadora y no analítica. La división de las disciplinas sociales en compartimentos separados y su encierro en lo nacional convirtieron a la geografía en disciplina anacrónica. Esto motivó que las disciplinas sociales descuidaran el tratamiento del tiempo y del espacio.(p. 28-29).
(6) La psicología se separó de la filosofía y trató de convertirse en una ciencia. Para ello se acercó al campo de la medicina, pretendiendo ser una psicología fisiológica, e incluso química. Por eso se trasladó a las facultades de ciencias naturales. (p. 31).

(7) Los estudios legales estaban demasiado ligados a la formación de abogados, por ello no fueron considerados parte de las disciplinas sociales. (p. 32).

jueves, 10 de agosto de 2017

GIDDENS: TEORÍA DE LA ESTRUCTURACIÓN

Nota bibliográfica:
Redacté esta ficha en base a: Ritzer, George. (1997). Teoría sociológica contemporánea. México D. F.: McGraw-Hill.

El objetivo de este trabajo es presentar de manera sintética la teoría de la estructuración (TE a partir de aquí), desarrollada por Anthony Giddens (n. 1938) en su obra The Constitution of Society: Outline of Theory of Structuration (Berkeley: University of California Press, 1984). (CoS a partir de aquí). (1)

En la exposición no hago más que glosar el texto de Ritzer, quien dedica a Giddens unos pasajes al comienzo de su obra y un apartado del capítulo 11 (Integración acción - estructura) (pp. 422-497). En los casos en que formulo comentarios que exceden el marco del mero resumen del texto de Ritzer, los mismos se encuentran entre corchetes.

No es necesario fundamentar la importancia de Giddens en la teoría sociológica contemporánea. Su obra constituye uno de los intentos más elaborados por desarrollar una síntesis superadora del individualismo metodológico y el estructuralismo. En este blog ya tuve oportunidad de glosar otro texto de Giddens. Espero tener, alguna vez, la oportunidad de escribir algo más denso sobre la sociología contemporánea. Por el momento, vayan estas notas, que pueden resultar útiles para algún lector.



Ritzer ubica a Giddens en la teoría social europea contemporánea. Lo identifica como una de las cuatro líneas de trabajo agrupadas bajo el encabezado de la integración acción - estructura (ver el capítulo 11 mencionado arriba).

Giddens concibe a la acción y a la estructura como una dualidad. Ambas no pueden ser separadas: la acción está involucrada en la estructura y viceversa. Rechaza que la estructura sea simple coerción; es, a la vez, coercitiva y permisiva (p. 94).

En la obra de Giddens se aprecia una fuerte influencia marxista, aunque Giddens no sea partidario del materialismo histórico. Está de acuerdo con la frase de Marx, “los hombres hacen su propia historia,pero no lo hacen como ellos quieren, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo circunstancias directamente dadas y heredadas del pasado.” (Marx citado por Ritzer, p. 492).

A pesar de lo anterior, puede decirse que el enfoque de Giddens es ecléctico. En CoS comienza examinando diversas teorías sociológicas, que parten del actor/individuo (por ejemplo, el interaccionismo simbólico) o de la sociedad (como es el caso del funcionalismo estructural). Giddens rechaza que alguna de ellas pueda explicar la temática de la estructuración,y adopta como punto de partida las “prácticas sociales recurrentes” (CoS, p. 2).


Los principios fundamentales de su sociología están expuestos en la obra La constitución de la sociedad: Esbozo de una teoría de la estructuración (1984). Su teoría de la estructuración gira en torno a la elaboración de la relación entre acción social y estructura social.

El punto de partida de Giddens se encuentra en “las prácticas sociales recurrentes” (2):

“De acuerdo con la teoría de la estructuración, el dominio básico del estudio de las ciencias sociales no es ni la experiencia del actor individual, ni la existencia de cualquier forma de totalidad social, sino las prácticas sociales ordenadas a través del tiempo y el espacio.” (CoS, p. 2; citado en Ritzer, p. 493).

Para analizar las prácticas sociales hay que tener en cuenta que acción y estructura forman una dualidad: toda acción de un individuo implica estructura, y toda estructura existe porque hay acciones. A partir de este supuesto, Giddens aborda la cuestión de cómo se producen la práctica, la estructura y la conciencia.

En su análisis hay que tener en cuenta los siguientes conceptos:

Doble hermenéutica: los actores están obligados a interpretar las acciones de los demás; a esta primera interpretación le sigue una segunda, formulada por los sociólogos. La hermenéutica es doble porque hay dos interpretaciones. [La exposición de Ritzer es aquí rápida e imprecisa. La doble hermenéutica abreva en la idea del carácter simbólico del mundo social, que afirma que éste se encuentra constituido por símbolos que tienen que ser interpretados. La primera interpretación es realizada por los “legos”; la segunda, por los científicos sociales.] Los actores sociales y los sociólogos emplean el lenguaje: los primeros para explicar lo que hacen; los segundos para dar cuenta de las acciones de los actores sociales. [Ritzer concluye que la comprensión por los sociólogos puede ser “errónea” - Muy pobre para una noción tan importante.]

Ritzer presenta a continuación los distintos elementos que componen la TE:

Los actores tienen capacidad de racionalización (reflexividad), es decir, pueden desarrollar rutinas que los capacitan para desenvolverse con eficacia en la vida social. También poseen motivaciones para actuar, es decir, deseos que impulsan la acción. Sin embargo, las motivaciones suelen ser inconscientes, de modo que podemos afirmar que nuestras acciones no están motivadas directamente.

En la conciencia del actor existe una conciencia discursiva (capacidad de expresar con palabras las cosas) y una conciencia práctica (lo que hacen los actores). Para Giddens es más importante la segunda. Las acciones sociales suelen producir consecuencias inesperadas, que no están contenidas en las intenciones de la acción inicial.

El agente es el actor social que posee capacidad de introducir cambios en las prácticas sociales. Si un agente pierde esa capacidad, deja de ser agente. En palabras de Ritzer, “la acción implica poder o la capacidad para transformar la situación.” (p. 495).

A partir de lo anterior, Giddens elabora sus conceptos principales.

Estructura: consiste en propiedades estructuradoras (normas y recursos) que hacen posibles las prácticas sociales. (3) La estructura no sólo es coercitiva (ejerce presión sobre el actor), sino también capacitadora (permite que los actores hagan cosas que no podrían hacer estando solos). (4)

Sistema social: conjunto de prácticas sociales reproducidas entre actores y colectividades organizadas como prácticas sociales regulares. Los sistemas sociales no tienen estructuras, sino propiedades estructurales. La estructura no existe per se en el tiempo y el espacio; se manifiesta dentro de los sistemas sociales como dichas propiedades estructurales. (5) Giddens considera que los sistemas sociales son consecuencias inesperadas de la acción humana.

Estructuración: es el proceso por el que se constituyen simultáneamente los agentes y las estructuras. Las acciones de los agentes y las estructuras constituyen una dualidad, no pueden existir las unas sin las otras.

Giddens describe así a la estructuración: “la constitución de los agentes y la de las estructuras no son dos conjuntos independientes dados de fenómenos, un dualismo, sino que representan una dualidad (...) las propiedades estructurales de los sistemas sociales son tanto un medio como un producto de las prácticas que organizan recurrentemente” o “el momento de la producción de la acción es también el de la reproducción en los contextos de la realización cotidiana de la vida social” (CoS, p. 25-26).

En definitiva, plantea la existencia de una relación dialéctica entre estructura y acción. Giddens describe dicha relación como dualidad, estructura y acción no pueden existir la una sin la otra. (p. 496).

En su análisis, Giddens dedica especial atención a la cuestión del espacio y del tiempo y a su relación con lo social. (p. 496).

Giddens define así a las instituciones: “conjuntos de prácticas e identifica cuatro de éstos: órdenes simbólicos, instituciones políticas, instituciones económicas y derecho.” (p. 496).

Ritzer concluye así el espacio que dedica a Giddens en su obra: “Lo que más nos satisface del enfoque de Giddens es que su preocupación central, la estructuración, se define en términos intrínsecamente integradores. La constitución de los agentes y las estructuras no son independientes una de otra; las propiedades de los sistemas sociales son considerados como medios y productos de las prácticas de los actores, y esas propiedades de los sistemas organizan recurrentemente las prácticas de los actores.” (p. 497).


Villa del Parque, jueves 10 de agosto de 2017




NOTAS:
(1) La primera formulación de la TE aparece en la obra de Giddens, New Rules of Sociological Method: A Positive Critique of Interpretatives Sociologies. (New York: Basic Books), publicada en 1976.
(2) Las actividades no son “creadas por los actores sociales, sino continuamente recreadas por ellos a través de los diversos medios por los que se expresan a sí mismos como actores. Por medio de sus actividades los agentes producen las condiciones que hacen posible esas actividades.” (CoS, p. 2). Los actores se implican en las prácticas, y mediante esas prácticas producen la conciencia y la estructura. (Ritzer, p. 493).
(3) “Las propiedades estructuradoras [normas y recursos] (...) las propiedades que hacen posible la existencia de prácticas sociales discerniblemente similares a través de
(4) “Las estructuras sociales suelen permitir a los agentes hacer cosas que no podrían hacer sin ellas.” (p. 495).

(5) Las estructuras se concretan en sistemas sociales y se expresan, a nivel micro [conciencia humana], “como recuerdos que orientan la conducta de los agentes humanos cognoscibles.” (p. 496).

viernes, 21 de julio de 2017

LÓGICA DEL CAPITAL, MOVIMIENTO OBRERO Y SINDICATOS EN MARX: SALARIO, PRECIO Y GANANCIA (1865)

Nota bibliográfica:
Para la redacción de esta ficha utilicé la siguiente edición española: Marx, Karl. (1979). [1° edición: 1898]. Salario, precio y ganancia. Moscú: Progreso.


El folleto tiene origen en un debate interno de la AIT (Asociación Internacional de los Trabajadores). John Weston, miembro del Consejo General de la AIT, planteó la tesis de que el aumento de los salarios no podía mejorar la situación de la clase obrera. Karl Marx (1818-1883) sometió a discusión la posición de Weston en las sesiones del Consejo General del 20 y 27 de junio de 1865. Marx valoró la actitud de Weston y destacó su “valentía moral” al defender públicamente “opiniones que él sabe son profundamente impopulares entre la clase obrera”. Más allá del ataque a las tesis de Weston, Marx afirma que “el ciudadano Weston verá al final de ella [de la conferencia - Salario, precio y ganancia -] que coincido con la acertada idea que, a mi modo de ver, sirve de base a sus tesis, a las que, sin embargo, en su forma actual, no puedo por menos de juzgar como teóricamente falsas y prácticamente peligrosas.” (p. 3-4).


El folleto tiene importancia por dos cuestiones principales: a) contiene una exposición de la teoría del valor y de la tasa de ganancia inmediatamente anterior de la redacción definitiva del Libro Primero de El Capital (1867); b) desarrolla la posición de Marx respecto al papel de los sindicatos en la sociedad capitalista. Además, Marx despliega toda su maestría como docente, presentando de manera sencilla varios de los aspectos más complejos de la teoría económica marxista (no hay que olvidar que el escrito procuraba convencer a los miembros - obreros - del Consejo General). En este sentido, constituye uno de los mejores ejemplos de la conjunción entre teoría y práctica pregonada por Marx en sus escritos de la década de 1840.


El presente escrito tiene el formato de una ficha de lectura. Por tanto, me limito a seguir la exposición de Marx tal como la desarrolla en el texto (por eso dividí la ficha según los apartados del folleto). En los casos en que lo consideré necesario, agregué comentarios propios, los que aparecen entre corchetes.




1. Producción y salarios (pp. 4-6)


Weston basa su argumento en dos premisas: 1) el volumen de la producción nacional es una cosa fija; 2) la suma de los salarios reales (la cantidad de mercancías que puede ser comprada por ellos) también es una suma fija.


Marx sostiene que la primer premisa es falsa. La producción nacional es una magnitud variable, como consecuencia “de los continuos cambios que se operan en la acumulación de capital y en las fuerzas productivas del trabajo.” (p. 4).


Marx afirma que la segunda premisa también es falsa. Aún si la primer premisa de Watson fuese verdadera (volumen de la producción nacional como una magnitud constante), “los límites absolutos de esta cifra no impiden que varíen los límites relativos de sus componentes.” Ejemplo: la producción = 10; ganancia = 6; salarios = 4. Los salarios pueden aumentar de 4 a 5, quedando reducida la ganancia a 5 y, sin embargo, la producción = 10.


Además, si la segunda premisa fuese verdadera (magnitud constante de los salarios), entonces los salarios no pueden aumentar ni disminuir. Pero los empresarios bajan los salarios y, en ese caso, los trabajadores luchan por volver a aumentarlos. De este modo, el principio de la constancia de los salarios exigiría de los obreros “unirse y lucha por el aumento de sus jornales” (p. 5). Weston tendría que reformular su premisa y postular que los salarios, aunque no pueden aumentar, pueden y deben disminuir cuando se le antoje al Capital. Pero esto es reducir los problemas económicos a la voluntad de los capitalistas.


“Indudablemente, la voluntad del capitalista consiste en embolsarse lo más que pueda. Y lo que hay que hacer no es discurrir acerca de lo que quiere, sino investigar lo que puede, los límites de este poder y el carácter de estos límites.” (p. 6).


[Cabe acotar que uno de los temas centrales del folleto es la refutación de los planteos que intentan reducir la economía a la voluntad. Marx muestra que las leyes que se derivan de la organización capitalista de la producción ponen límites a la voluntad de los individuos. En ese sentido es que vale afirmar que la lucha de clases se encuentra condicionada por la economía. Además, esta forma de analizar los fenómenos sociales permite escapar de la tendencia a examinarlos desde un punto de vista moral. Así, la explotación capitalista es definida como apropiación por el capitalista de trabajo no pagado al obrero y no como “injusticia”. El uso de categorías morales (que, por otra parte, puede ser útil en la agitación) oscurece la comprensión de los mecanismos de la dominación capitalista.]




2. Producción, salarios, ganancias (pp. 6-16)


El núcleo del argumento de Weston es este: si la clase obrera logra aumentar sus salarios a 5 pesos en vez de 4, la clase capitalista le devolverá en forma de mercancías 4 pesos en vez de 5. O sea, medidos en la cantidad de mercancías que pueden comprar, los salarios no varían a pesar del aumento nominal. Marx se pregunta: ¿de dónde sale que el valor de las mercancías que compra el salario sea de 4 pesos y no de 2, 3 o 6?


“Si el límite de la suma de los salarios está fijado por una ley económica, independiente tanto de la voluntad del capitalista como la del obrero, lo primero que hubiera debido hacer el ciudadano Weston, era exponer y demostrar esta ley. Hubiera debido demostrar, además, que la suma de salarios que se abona realmente en cada momento dado coincide siempre exactamente con la suma necesaria de los salarios, sin desviarse jamás de ella. En cambio, si el límite dado de la suma de salarios depende de la simple voluntad del capitalista o de los límites de su codicia, trátase de un límite arbitrario, que no encierra nada de necesario, que puede variar a voluntad del capitalista y que puede también, por tanto, hacerse variar contra su voluntad.” (p. 7).


Para que el capitalista le siga pagando al trabajador la misma cantidad de mercancías (el mismo salario real), a pesar del aumento nominal, es preciso que aumente el valor de las mercancías que compra el salario de 4 a 5 pesos. Pero afirmar esto implica que el empresario puede variar los precios a su antojo. Si esto es así, “las oscilaciones incesantes de los precios de mercado serían un enigma indescifrable.” (p. 7).


¿Como hace el capitalista para aumentar los precios de las mercancías que compran los salarios?


Si las fuerzas productivas del trabajo, el volumen del capital y trabajo invertidos, el valor del dinero, todos esos factores permanecen sin cambio, el alza de los salarios influye en el precio de las mercancías modificando la proporción existente entre la oferta y la demanda de ellas. Los obreros demandan más mercancías-salario (las consumidas por la clase trabajadora); como la oferta de las mismas es igual, suben los precios de éstas. Más simple, se incrementan los precios de los artículos de primera necesidad. Esto beneficia a los empresarios que los producen.


¿Qué ocurre con los empresarios que no producen artículos de primera necesidad?


No pueden aumentar los precios de sus mercancías, mientras que su tasa de ganancia disminuye por el encarecimiento general de los salarios y por el descenso de la demanda de artículos de lujo (al descender la tasa de ganancia, los empresarios consumen menos). Consecuencia: los capitales migran de las ramas de producción donde la ganancia es menor hacia aquellas donde es mayor. De este modo, la tasa de ganancia se equilibraría (hacia la baja) en todas las ramas. “Según el supuesto de que partimos, no se introduciría ningún cambio ni en las fuerzas productivas ni en el volumen global de la producción, sino que el volumen de producción dado se limitaría a cambiar de forma.” (p. 9).


En síntesis, “la subida general del tipo de salarios sólo conducirá, en fin de cuentas, a una baja general de la cuota de ganancia.” (p. 10).


Marx describe varios ejemplos históricos (entre otros, el caso del aumento de salarios que se dió en Gran Bretaña de 1849 a 1859) para demoler el argumento de Weston de que todo aumento de la demanda actúa siempre sobre un volumen dado de producción: “la más común observación demuestra que, en algunos casos, el aumento de la demanda no altera para nada los precios de las mercancías, y que en otros casos provoca un alza pasajera de los precios del mercado, a la que sigue un aumento de la oferta, seguido a su vez por la baja de los precios hasta su nivel primitivo, y en muchos casos por debajo de él.” (p. 15).


[Vale aquí el comentario formulado al final del apartado anterior. El capitalismo posee un mecanismo para regular la tasa de ganancia que es independiente de la voluntad del empresario. Esta perspectiva de análisis permite salir del círculo de la crítica moral al sistema capitalista y, a la vez, conduce a desarmar una a una sus justificaciones ideológicas.]




3. Salarios y dinero (pp. 16-20)


Weston presentó una variación de su argumento original. Sostuvo que un alza general de salario requiere de una mayor cantidad de dinero para ser abonada, pero la cantidad de dinero circulante es fija. Marx responde que esto nada tiene que ver con el tema en discusión. Cita el ejemplo inglés, donde salarios proporcionalmente mayores que los del continente europeo requieren de una cantidad menor de circulante, dado el mayor perfeccionamiento del mecanismo de pagos. (p. 16).




4. Oferta y demanda (pp. 20-22)


Marx indica que Weston no puede responder a la pregunta principal: ¿por qué se paga una determinada suma de dinero por una determinada cantidad de trabajo? En ningún momento Weston arriba a las leyes económicas que explican ese problema.


Weston sale del paso recurriendo a la ley de la oferta y la demanda. Marx lo refuta:


“La oferta y la demanda no regulan más que las oscilaciones pasajeras de los precios en el mercado. Os explicarán por qué el precio de un artículo en el mercado sube por encima de su valor o cae por debajo de él, pero no os explicarán jamás este valor en sí. (...) En el instante mismo en que estas dos fuerzas contrarias se nivelan, se paralizan mutuamente y dejan de actuar en uno u otro sentido. En el mismo instante en que la oferta y la demanda se equilibran y dejan (...) de actuar, el precio de una mercancía en el mercado coincide con su valor real, con el precio normal en torno al cual oscilan sus precios en el mercado. Por tanto, si queremos investigar el carácter de este valor, no tenemos que preocuparnos de los efectos transitorios que la oferta y la demanda ejercer sobre los precios del mercado.” (p. 22).




5. Salarios y precios (pp. 22-25)


Marx resume así el dogma fundamental de Weston: los precios de las mercancías se determinan o regulan por los salarios.


Refuta el dogma: “Comparando unos artículos con otros dentro del mismo país y las mercancías de distintos países entre sí, podría demostrar que (...), por término medio, el trabajo bien retribuido produce mercancías baratas y el trabajo mal pagado, mercancías caras.” (p. 23). De esta manera queda probado que los precios de las mercancías no se determinan por los precios del trabajo.


Weston agrega que el precio de las mercancías está compuesto también por el beneficio del capitalista y la renta del terrateniente. Pero esto implica la afirmación inicial, los salarios determinan los precios, pues el beneficio y la renta aparecen como simples porcentajes adicionales a los salarios. Ahora bien, esta forma de establecer los montos del beneficio y la renta es errónea, pues los hace derivar de la arbitrariedad del empresario y el terrateniente, no de una ley económica. Tampoco sirve recurrir a la competencia como causa, pues ésta sólo establece la ganancia media, pero no el nivel mismo de la ganancia.


Weston no puede resolver el problema de cómo se determina “el valor del trabajo”. Se encierra en un círculo vicioso: al principio sostiene que el valor del trabajo determina el precio de la mercancía y luego termina afirmando que el valor de la mercancía determina el valor del trabajo.


La dificultad del procedimiento consiste en que se determina el valor de una mercancía por el de otra mercancía, sin analizar nunca cómo surge el valor de la mercancía. (p. 25).



6. Valor y trabajo (pp. 25-34)


En este punto comienza la verdadera exposición del tema. Hasta aquí el autor se limitó a refutar el argumento de Weston. El punto de partida es: ¿Qué es el valor de un mercancía? ¿Cómo se determina?


El primer paso consiste en descartar la noción de que el valor de las mercancías es algo completamente relativo, es decir, comprender en qué consiste el valor de cambio e ir más allá.


El valor de cambio de una mercancía = “las cantidades proporcionales en que se cambia por todas las demás mercancías.” (p. 26).


Marx se pregunta entonces: ¿cómo se regulan las proporciones en que se cambian unas mercancías por otras? Estas proporciones cambian, pero el valor de una mercancía tiene que ser siempre el mismo. Por tanto,


“Este valor tiene que ser forzosamente algo distinto e independiente de esas diversas proporciones en que se cambia por otros artículos. Tiene que ser posible expresar en una forma muy distinta estas diversas ecuaciones entre diversas mercancías.” (p. 26)


Si 1 pizza = 1 kg de kiwis, entonces tiene que haber una tercera cosa en que puedan expresar su valor las pizzas y los kiwis. Esta medida común tiene que servir para todas las mercancías, que sólo se diferenciarán por la proporción en que contengan dicha medida. Hay que agregar que los valores de cambio de las mercancías son “funciones sociales” de las mismas, es decir, no tienen que ver con sus propiedades naturales.


¿Cuál es la sustancia social común a todas las mercancías?


El trabajo. “Para producir una mercancía hay que invertir en ella o incorporar a ella una determinada cantidad de trabajo. Y no simplemente trabajo, sino trabajo social (...) para producir una mercancía, no sólo tiene que crear un artículo que satisfaga una necesidad social cualquiera, sino que su mismo trabajo ha de representar una parte integrante de la suma global de trabajo invertido por la sociedad. Ha de hallarse supeditado a la división del trabajo dentro de la sociedad. No es nada sin los demás sectores del trabajo y, a su vez, tiene que integrarlos.” (p. 27).


La mercancía como valor =  Trabajo social realizado. Se distinguen unas de otras por la cantidad de trabajo que contiene cada una. Dicha cantidad se mide por el tiempo que dura el trabajo. Todos los trabajos se reducen a trabajo medio o simple, que es la unidad de medida.


“El valor de una mercancía guarda con el valor de otra mercancía la misma proporción que la cantidad de trabajo plasmada en la una guarda con la cantidad de trabajo plasmada en la otra.” (p. 28).


El valor de cambio de una mercancía = Cantidad de trabajo últimamente invertida en ella + trabajo incorporado en las materias primas con que se elabora + trabajo incorporado a las herramientas, maquinaria y edificios empleados en la producción de la misma. (28)


Los valores de cambio de las mercancías cambian constantemente, debido al cambio de las fuerzas productivas aplicadas: “Cuanto mayores son las fuerzas productivas del trabajo, más productos se elaboran en un tiempo de trabajo dado; y cuanto menores son, menos se produce en el mismo tiempo.” (p. 31).


Las fuerzas productivas del trabajo dependen:


1) Las condiciones naturales del trabajo (fertilidad del suelo, riqueza de los yacimientos, etc.).


2) Las fuerzas sociales del trabajo (la producción en gran escala, la concentración del capital, la combinación del trabajo, la división del trabajo, la maquinaria, los métodos perfeccionados de trabajo, la aplicación de la fuerza química y de otras fuerzas naturales, la reducción del tiempo y del espacio gracias a los medios de comunicación y de transporte; los inventos mediante los cuales la ciencia obliga a las ciencias naturales a ponerse al servicio del trabajo).
3) Las diferencias entre las energías naturales y la destreza adquirida por el trabajo entre los distintos pueblos.


Los valores de las mercancías están en razón directa al tiempo de trabajo invertido en su producción y en razón inversa a las fuerzas productivas del trabajo empleado.” (p. 32).


Pasa a examinar el precio = expresión en dinero del valor. (p. 32).


¿Cómo se produce la conversión del valor en precio?


Es un proceso “por medio del cual dais a los valores de todas las mercancías una forma independiente y homogénea, o mediante el cual los expresáis como cantidades de igual trabajo social.” (p. 32).


¿Cuál es la relación entre el valor y los precios del mercado?


El precio del mercado es el mismo para todas las mercancías de la misma clase; expresa “la cantidad media de trabajo social que, bajo condiciones medias de producción, es necesaria para abastecer el mercado con una determinada cantidad de cierto artículo. Se calcula con arreglo a la cantidad global de una mercancía de determinada clase.” (p. 32-33).


Hasta aquí: precio del mercado = valor.


Los precios del mercado oscilan por encima y por debajo de su valor. Estas oscilaciones dependen de las modificaciones de la oferta y la demanda. Pero estas oscilaciones se equilibran si se toma en cuenta períodos de tiempo relativamente largos, de modo que “todas las clases de mercancías se venden, por término medio, por sus respectivos valores o precios naturales.” (p. 33).


Ahora bien, si se acepta la proposición del párrafo anterior, la ganancia no puede surgir de un recargo sobre el valor de las mercancías.


Para explicar la ganancia debemos partir del “teorema de que las mercancías se venden, por término medio, por sus verdaderos valores y que las ganancias se obtienen vendiendo las mercancías por su valor.” (p. 34).




7. La fuerza de trabajo (pp. 34-37)


Después de haber desmenuzado la naturaleza del valor, se concentra en el estudio del valor del trabajo. Y comienza refutando la noción de sentido común que afirma que el salario paga el trabajo.


“Lo que el obrero vende no es directamente su trabajo, sino su fuerza de trabajo, cediendo temporalmente al capitalista el derecho a disponer de ella.” (p. 35).


A partir de lo anterior, es preciso emprender la determinación del valor de la fuerza de trabajo.


El valor de la fuerza de trabajo = cantidad de trabajo necesaria para su producción = cantidad de artículos de primera necesidad que una persona requiere para sostenerse y desarrollarse + los requeridos para la crianza de los hijos (que reemplazarán a su tiempo a la fuerza de trabajo actual) + desarrollo de su fuerza de trabajo y la adquisición de cierta destreza. (p. 36-37).


Ahora bien, distintas clases de fuerza de trabajo tienen distintos precios en el mercado de trabajo. Pedir igualdad de salarios es una consigna impracticable en el marco del sistema asalariado. (p. 37).


En este apartado hay dos observaciones importantes:


a) Sobre la acumulación originaria. ¿Cómo es posible que en la sociedad exista un grupo que posee tierras, maquinaria, materia prima y medios de vida - todos ellos productos del trabajo -, en tanto que otro grupo no tiene otra cosa para vender que su fuerza de trabajo? Esto es consecuencia de “una serie de procesos históricos que acabaron destruyendo la unidad originaria que existía entre el hombre trabajador y sus medios de trabajo.” (p. 36).


b) En el análisis social no importa que consideremos justo o equitativo. “El problema está en saber qué es lo necesario e inevitable dentro de un sistema dado de producción.”


[Marx arremete nuevamente contra el análisis moral del capitalismo. Vale lo dicho en los comentarios anteriores sobre el mismo tema.]




8. La producción de la plusvalía (pp. 37-40)


El supuesto del análisis de Marx consiste en que el trabajador produce durante la jornada laboral el equivalente en valor de su salario. Por ejemplo, un hilandero produce en 6 horas de trabajo el equivalente a los artículos de primera necesidad que conforman su salario. Si la jornada laboral fuese de 6 horas, el capitalista no haría negocio: no habría forma de producir la plusvalía.


Sin embargo, el uso de la fuerza de trabajo por el capitalista tiene una propiedad que la distingue de las otras mercancías: su valor de uso consiste en crear valor.


“El valor de la fuerza de trabajo se determina por la cantidad de trabajo necesario para su conservación o reproducción, pero el uso de esta fuerza de trabajo no encuentra más límite que la energía activa y la fuerza física del obrero. El valor diario o semanal de la fuerza de trabajo y el ejercicio diario o semanal de esta misma fuerza de trabajo son dos cosas completamente distintas (...) La cantidad de trabajo que sirve de límite al valor de la fuerza de trabajo no limita, ni mucho menos, la cantidad de trabajo que su fuerza de trabajo puede ejecutar.” (p. 38; el resaltado es mío - AM-).


El capitalista fija la duración de la jornada de trabajo en 12 horas. En este caso, el trabajador tendrá que producir 6 horas más de las necesarias para producir los artículos de primera necesidad que requiere su reproducción y la de su familia. Esta parte de la jornada es el plustrabajo, que se traduce en una plusvalía y en un plusproducto. El capitalista no abona al trabajador ningún equivalente por la plusvalía que se apropia.


“Este tipo de intercambio entre el capital y el trabajo es el que sirve de base a la producción capitalista o al sistema de trabajo asalariado, y tiene incesantemente que conducir a la reproducción del obrero como obrero y del capitalista como capitalista.” (p. 39).


La cuota de plusvalía depende, si las demás circunstancias permanecen invariables, de la proporción entre la parte de la jornada laboral necesaria para reproducir el valor de la fuerza de trabajo y el plustrabajo destinado al capitalista. (p. 39).




9. El valor del trabajo (pp. 40-41)


El trabajador ve las cosas de un modo diferente al que se plantea en el apartado anterior. Como recibe el salario después de realizada su labor, se figura que el primero paga su trabajo, no el valor de la fuerza de trabajo. De esto se desprenden dos conclusiones:


1°- “El valor o precio de la fuerza de trabajo reviste la apariencia del precio o valor del trabajo mismo” (p. 40).


2°- “Aunque sólo se paga una parte del trabajo diario del obrero, mientras que la otra parte queda sin retribuir, y aunque este trabajo no retribuido o plustrabajo es precisamente el fondo del que sale la plusvalía o ganancia, parece como si todo el trabajo fuese trabajo retribuido.” (p. 40).
Estas apariencias distinguen al trabajo asalariado de otras formas históricas del trabajo. En el régimen del salario, aún la parte del trabajo no retribuida parece trabajo pagado. (p. 40).


[El modo de producción capitalista produce una ideología funcional a la dominación del empresario. El punto interesante es que, más allá de la tarea de los intelectuales a sueldo, esa producción de ideología es realizada por las mismas relaciones sociales capitalistas. Es la forma en que trabajamos la que genera la ilusión de que cobramos un salario por nuestro trabajo y no por el valor de la fuerza de trabajo. Esta forma de pensar la ideología supera (en el sentido de que la incluye pero, a su vez, la enriquece) a la teoría formulada en La ideología alemana.]




10. Se obtiene ganancia vendiendo una mercancía por su valor (pp. 41-42)


Marx resuelve el problema de la ganancia, en base a la argumentación desarrollada en los apartados anteriores. La ganancia no se origina, como piensa el sentido común, vendiendo la mercancía por encima de su valor:


“Una parte del trabajo encerrado en la mercancía es trabajo retribuido; otra parte, trabajo no retribuido. Por tanto, cuando el capitalista vende la mercancía por su valor, es decir, como cristalización de la cantidad total de trabajo invertido en ella, tiene necesariamente que venderla con ganancia. Vende no sólo lo que le ha costado nada, aunque haya costado el trabajo de su obrero. Lo que la mercancía le cuesta al capitalista y lo que en realidad cuesta, son cosas distintas. (...) vendiendo las mercancías por su verdadero valor, y no por encima de éste, es como se obtienen ganancias normales y medias.” (p. 42).




11. Las diversas partes en que se divide la plusvalía (pp. 42-46)


Ganancia = Aquella parte del valor de la mercancía en la que se materializa el plustrabajo (trabajo no retribuido del obrero).


La ganancia no pasa íntegra al bolsillo del empresario capitalista. Una deriva al terrateniente en concepto de renta del suelo. Otra parte fluye hacia el capitalista que presta el dinero en concepto de interés.


El capitalista industrial percibe sólo la ganancia industrial o comercial.


Más allá de la manera en que se dividen estas tres partes de la plusvalía (renta del suelo, interés, ganancia industrial), todas ellas provienen del trabajo no retribuido.


“Es el empresario capitalista quien extrae directamente al obrero esta plusvalía, cualquiera que sea la parte que, en último término, pueda reservarse. Por eso, esta relación entre el empresario capitalista y el obrero asalariado es la piedra angular de todo el sistema de trabajo asalariado y de todo el régimen actual de producción.” (p. 43-44).


Marx se dedica a continuación a refutar la idea de sentido común de que el capitalista añade al valor de la mercancía un valor arbitrario, al que se añade luego otro valor para el terrateniente, otro para el banquero, etc. No se trata de la voluntad del empresario. El valor que se reparten entre sí las distintas fracciones de capitalistas surge del trabajo no retribuido. Ese plustrabajo tiene origen en la propiedad privada de los medios de producción y en el trabajo asalariado (trabajador libre de toda forma de dependencia personal).


La mejor manera de medir el grado real de la explotación del trabajo consiste en:
pl/ v  donde pl = plusvalía; v = capital variable (la parte del capital desembolsada en salario)


12. Relación general entre ganancias, salarios y precios (pp. 46-48)


Ante todo, ¿qué porción del valor de la mercancía pueden repartirse el trabajador y el capitalista?


“Si del valor de una mercancía descontamos la parte destinada a reponer el de las materias primas y otros medios de producción empleados; es decir, si descontamos el valor que representa el trabajo pretérito encerrado en ella, el valor restante se reducirá a la cantidad de trabajo añadida por el obrero últimamente empleado. (...) Este valor dado, determinado por su tiempo de trabajo, es el único fondo del que tanto él como el capitalista tienen que sacar su respectiva parte o dividendo, el único valor que ha de dividirse en salarios y ganancias. Es evidente que este valor no variará aunque varíe la proporción en que pueda dividirse entre ambas parte interesadas.” (p. 46).


Si sube la ganancia, cae el salario, y viceversa. Estas variaciones no afectan el valor de la mercancía.




13. Casos principales de lucha por la subida de salarios o contra su reducción (pp. 48-55)


Marx examina cinco situaciones en las que los trabajadores se ven obligados a luchar por sus salarios:


I - Disminuye la productividad del trabajo en las ramas que producen artículos de primera necesidad. Por ende, aumenta el valor de la fuerza de trabajo. Si el empresario mantiene el mismo nivel de salarios o lo aumenta por debajo del encarecimiento de la fuerza de trabajo, entonces “el precio del trabajo descenderá por debajo del valor del trabajo, y el nivel de vida del obrero empeorará.” (p. 49).


También puede darse el caso inverso. Sube la productividad del trabajo en dichas ramas. Cae el valor de la fuerza de trabajo. Si el salario se mantiene en el mismo valora: “aunque el nivel de vida absoluto del obrero seguiría siendo el mismo, su salario relativo, y por tanto su posición social relativa, comparada con la del capitalista, habrían bajado. Oponiéndose a esta rebaja de su salario relativo, el obrero no haría más que luchar por obtener una parte de las fuerzas productivas incrementadas de su propio trabajo y mantener su antigua posición relativa en la escala social.” (p. 49).


II - Se mantienen los valores de los artículos de primera necesidad, pero el valor del dinero sufre una alteración. [Por ejemplo, la devolución de la moneda argentina frente al dólar.]. Si el trabajador no lucha por “una subida proporcional del salario, [esto] equivale a pedirle que se resigne a que se le pague su trabajo en nombres y no en cosas. Toda la historia del pasado demuestra que, siempre que se produce tal depreciación del dinero, los capitalistas se apresuran a aprovechar esta coyuntura para defraudar a los obreros.” (p. 50).


III - Una alteración en la duración de la jornada de trabajo, mientras los salarios permanecen iguales.


“El tiempo es el espacio en que se desarrolla el hombre. El hombre que no dispone de ningún tiempo libre, cuya vida, prescindiendo de las interrupciones puramente físicas del sueño, las comidas, etc., está toda ella absorbida por su trabajo para el capitalista, es menos todavía que una bestia de carga. Físicamente destrozado y espiritualmente embrutecido, es una simple máquina para producir riqueza ajena. Y, sin embargo, toda la historia de la moderna industria demuestra, que el capital, si no se le pone un freno, laborará siempre, implacablemente y sin miramientos, por reducir a toda la clase obrera a este nivel de la más baja degradación.” (p. 52).


El capitalista puede alargar la jornada laboral, pagar salarios más altos y, no obstante, reducir los salarios si éstos no cubren el mayor agotamiento de la fuerza de trabajo. También puede darse el caso de que la jornada se mantenga igual y aumente la intensidad del trabajo. El obrero está obligado a contrarrestar esa tendencia del capital a aumentar la explotación de su fuerza de trabajo.


IV - La producción capitalista se mueve a través de ciclos periódicos. Frente a esas fases, “el obrero debe forcejear con el capitalista, incluso en las fases de baja de los precios en el mercado, para establecer en qué medida se hace necesario rebajar los jornales. Y si, durante la fase de prosperidad, en que el capitalista obtiene ganancias extraordinarias, el obrero no batallase por conseguir que se le suba el salario, no percibiría siquiera, sacando la media de todo el ciclo industrial, su salario medio, o sea, el valor de su trabajo. Sería el colmo de la locura exigir que el obrero, cuyo salario se ve forzosamente afectado por las fases adversas del ciclo, renunciase a verse compensado durante las fases prósperas.” (p. 54).


V - En todos los casos examinados en este apartado, la lucha por la subida de los salarios sigue siempre a cambios anteriores: “es la reacción de los obreros contra la acción anterior del capital.” (p. 55). Si se considera la lucha por los salarios con independencia de estos factores, “arrancaríamos de una premisa falsa para llegar a conclusiones falsas.” (p. 55).




14. La lucha entre el capital y el trabajo, y sus resultados (pp. 55-62)


El objetivo de este apartado es establecer si el Trabajo tiene perspectivas de éxito en su lucha contra el Capital.


Si bien el Trabajo es una mercancía más, posee algunos rasgos que lo distinguen de las otras mercancías. Así, el valor de la fuerza de trabajo está formado por dos elementos:


1) Elemento físico: se trata de los artículos de primera necesidad absolutamente indispensables para vivir y multiplicarse. “El valor de estos medios de sustento indispensables constituye (...) el límite mínimo del valor del trabajo. Por otra parte, la extensión de la jornada de trabajo tiene también sus límites extremos, aunque sean muy elásticos. Su límite máximo lo traza la fuerza física del obrero.” (p. 56).


2) Elemento histórico o social: en la determinación del trabajo entra el nivel de vida tradicional en cada país. “No se trata solamente de la vida física, sino de la satisfacción de ciertas necesidades, que brotan de las condiciones sociales en que viven y se educan los hombres.” (p. 56). “Este elemento histórico o social puede dilatarse o contraerse, e incluso extinguirse del todo, de tal modo que sólo quede en pie el límite físico.” (p. 56).


La comparación de los salarios normales en distintos países y en distintas épocas históricas, muestra que el valor de la fuerza de trabajo no es una magnitud constantes, sino variable (aunque los valores de las demás mercancías permanezcan fijos).


Por tanto, existe un salario mínimo, pero no existe una ganancia mínima. ¿Por qué?


Porque no es posible fijar el salario máximo. “Lo único que podemos decir es que, dados los límites de la jornada de trabajo, el máximo de ganancia corresponde al mínimo físico del salario, y que, partiendo de salarios dados, el máximo de ganancia corresponde a la prolongación de la jornada de trabajo, en la medida en que sea compatible con las fuerzas físicas del obrero. Por tanto, el máximo de ganancia se halla limitado por el mínimo físico de salario y por el máximo físico de la jornada de trabajo. Es evidente que, entre los dos límites extremos de esta cuota de ganancia máxima, cabe una escala inmensa de variantes.” (p. 57).
¿Cómo se resuelve en la práctica la determinación de la cuota de ganancia?


“Se dirime exclusivamente por la lucha incesante entre el capital y el trabajo; el capitalista pugna incesantemente por reducir los salarios a su mínimo físico y prolongar la jornada de trabajo hasta su máximo físico, mientras que el obrero presiona constantemente en el sentido contrario.” (p. 57).


[Marx da cuenta así de la causa del antagonismo entre Capital y Trabajo. Cualquier política reformista y/o populista tropieza siempre con este límite. Por supuesto, en épocas de crecimiento económico es más fácil disimular el carácter irreconciliable de los intereses de empresarios y trabajadores, pero las acciones de ambos se encuentran orientadas por los objetivos planteados en el párrafo comentado. Corresponde agregar que la diferencia de intereses se asienta en las leyes de la producción capitalista, que existen con independencia de las intenciones de los agentes sociales.]


“El problema se reduce, por tanto, al problema de las fuerzas respectivas de los contendientes.” (p. 57; el resaltado es mío - AM-).


[El problema de la determinación de la tasa de ganancia (y del salario) no puede ser explicado exclusivamente por causas “económicas” (es decir, desgajando a la economía de la política, algo que fue llevado adelante por los neoclásicos); hay que ubicar las determinaciones económicas en un contexto más amplio. Ese contexto es de la lucha de clases. Ésta no gira en el vacío, no es puro voluntarismo; las clases sociales tienen intereses que se derivan de la estructura del modo de producción. Por ejemplo: como se dijo más arriba, los empresarios buscan aumentar la jornada de trabajo a su máximo físico. A partir de estas determinaciones, las clases sociales se organizan para luchar por sus intereses. En definitiva, la economía se resuelve en el terreno de la lucha de clases.]


Un ejemplo concreto de la centralidad de la perspectiva de la lucha de clases es el caso de la limitación de la jornada de trabajo. En Inglaterra (y esto vale para los demás países) dicha limitación sólo se logró por medio de la ley, gracias a la lucha de la clase obrera: “este resultado no podía alcanzarse mediante convenios privados entre los obreros y los capitalistas. Esta necesidad de una acción política general, es precisamente la que demuestra que, en el terreno puramente económico de lucha, el capital es la parte más fuerte.” (p. 58).


[La acción de la clase trabajadora no puede limitarse a la organización de sindicatos, pues aún la lucha por reivindicaciones económicas (salarios, cierre de empresas, jornada laboral, etc.) requiere de la construcción de organizaciones políticas capaces de plantear esas demandas en el plano del Estado (por ejemplo, la presentación de un proyecto de ley limitando la jornada laboral en el Congreso). El sindicato exige la aparición del partido. Si la clase trabajadora no consigue dar el salto desde lo corporativo (la lucha por las reivindicaciones económicas) a lo político (convertirse en clase con pretensiones de gobernar a toda la sociedad), la burguesía ocupa ese espacio, que jamás queda vacío.]


Los límites del valor de la fuerza de trabajo son fijados por la interacción  de la oferta (de trabajo por los obreros) y la demanda (de trabajo por parte del capital). En este punto, Marx destaca que la incorporación de maquinaria a la producción es uno de los medios empleados por los capitalistas para reducir su demanda de trabajo y de ese modo disminuir los salarios. (p. 59).


Otra forma de manifestación de la relación entre desarrollo de las fuerzas productivas y disminución de la demanda de fuerza de trabajo por el capital es la siguiente:


“Con el desarrollo de las fuerzas productivas del trabajo, se acelera la acumulación de capital, aún en el caso de que el tipo de salario sea relativamente alto. (...) simultáneamente con la acumulación progresiva, se opera un cambio progresivo en cuanto a la composición del capital. La parte del capital global formada por capital constante: maquinaria, materias primas, medio de producción de todo género, crece con mayor rapidez que la parte destinada a salarios, o sea, a comprar trabajo.
Si la proporción entre estos dos elementos del capital era originariamente del 1:1, al desarrollarse la industria será de 5:1, y así sucesivamente. Si de un capital global de 600 se desembolsan para instrumentos, materias primas, etc., 300, y 300 para salarios, para que pueda absorber 600 obreros en vez de 300, basta con doblar el capital global. Pero, si de un capital de 600 se invierten 500 en maquinaria, materiales, etc., y solamente 100 en salarios, para poder colocar 600 obreros en vez de 300, este capital tiene que aumentar de 600 a 3600. Por tanto, al desarrollarse la industria, la demanda de trabajo no avanza con el mismo ritmo que la acumulación del capital. Aumenta, sin duda, pero aumenta en una proporción constantemente decreciente, comparándola con el incremento del capital.” (p. 59-60; el resaltado es mío - AM-).


A medida que se desarrolla la producción capitalista, se potencia la tendencia a empujar el valor de la fuerza de trabajo a su límite mínimo. (p. 60).


Esto no significa que la clase obrera no deba luchar y aprovechar todas las oportunidades para mejorar, aunque sea temporalmente, su situación. “Si lo hiciese, veríase degradada en una masa uniforme de hombres desgraciados y quebrantados, sin salvación posible.” (p. 60). “Si en sus conflictos diarios con el capital cediesen cobardemente, se descalificarían sin duda para emprender movimientos de mayor envergadura.” (p. 61).


Marx desarrolla, en un párrafo clásico, su posición respecto a los sindicatos:


“Al mismo tiempo, y aún prescindiendo por completo del esclavizamiento general que entraña el sistema de trabajo asalariado, la clase obrera no debe exagerar ante sus propios ojos el resultado final de sus luchas diarias. No debe olvidar que lucha contra los efectos, pero no contra las causas de estos efectos; que lo que hace es contener el movimiento descendente, pero no cambiar la dirección; que aplica paliativos, pero no cura la enfermedad. No debe, por tanto, entregarse por entero a esta inevitable guerra de guerrillas, continuamente provocada por los abusos del capital o por las fluctuaciones del mercado. Debe comprender que el sistema actual, aun con todas las miserias que vuelca sobre ella, engendra simultáneamente las condiciones materiales y las formas sociales necesarias para la reconstrucción económica de la sociedad. En vez del lema conservador de ‘¡un salario justo por una jornada de trabajo justa!’, deberá inscribir en su bandera esta consigna revolucionaria: ‘¡Abolición del sistema del trabajo asalariado!’” (p. 61).


En el párrafo final del folleto vuelve sobre el mismo tema:


“Las tradeuniones [sindicatos] trabajan bien como centros de resistencia contra las usurpaciones del capital. Fracasan, en algunos casos, por usar poco inteligentemente su fuerza. Pero, en general, son deficientes por limitarse a una guerra de guerrillas contra los efectos del sistema existente, en vez de esforzarse, al mismo tiempo, por cambiarlo, en vez de emplear sus fuerzas organizadas como palanca para la emancipación definitiva de la clase obrera; es decir, para la abolición definitiva del sistema del trabajo asalariado.” (p. 61-62).



Villa del Parque, viernes 21 de julio de 2017